Vía Verde del Tren de los 40 Días

Vías Verdes del Tajuña y del Tren de los 40 Días

Por el dulce camino de los trenes remolacheros
El Recorrido

El inicio de la Vía Verde del Tajuña se encuentra en la localidad de Arganda del Rey, pudiendo llegar hasta aquí desde la ciudad de Madrid a través de la línea 9 de metro. El punto de partida (km 0) se encuentra en la avenida del Ejército a 200 m de la estación de metro, pero puede ser una buena idea acercarse y poner el punto de inicio de la visita en el Museo del Ferrocarril de La Poveda, localizado a 4,3 km de la estación de metro de Arganda.

Sin duda, visitar el pequeño museo o viajar en uno de sus trenes históricos es más que recomendable. Este espacio ferroviario gestionado por la Asociación Vapor Madrid ha permitido rehabilitar un tramo de 6 km de la antigua vía de tren del FC. Madrid-Alocén. Además, hay un pequeño museo y un taller de recuperación de vagones y otro material rodante. Se trata del único trazado de ferrocarril histórico en funcionamiento de la Comunidad de Madrid así que ¡viajemos en tren! Para todos los detalles sobre horarios hay que consultar la web de esta asociación.

Después de esta visita tomaremos el carril bici de La Poveda que aprovecha la explanación ferroviaria. ¡Atención! Al poco cruzamos la carretera M-300 (Km, 0,5). En el Km. 3,7 está el cruce con la Av. Madrid. ¡Precaución en los cruces! y a la derecha la Vía Verde del Tajuña.

Tajuña. Perfil altimétrico
Tajuña. Perfil altimétrico

Pasada la zona industrial de Arganda y el hospital del Sureste, la vía cruza bajo la A-3 comenzando un moderado ascenso que finaliza en la zona conocida como El Alto para posteriormente bordear una imponente cementera. Desde aquí un agradable descenso nos posiciona ante una de las mejores balconadas sobre el valle del Tajuña poco antes de alcanzar Morata de Tajuña. Este tramo hasta el siguiente pueblo, Perales, presenta como peculiaridad la existencia de pequeños desniveles.

Galería de imágenes

En Perales la ruta presenta dos alternativas: La primera, atravesar parcialmente el pueblo, siguiendo la carretera M-506, subir luego hacia el cementerio y ya desde allí seguir el antiguo trazado ferroviario que pasa bajo la autovía A3. La segunda posibilidad consiste en seguir un camino rural que rodea Perales, pasando junto a las piscinas. Este recorrido, bien marcado, nos lleva también a cruzar bajo la autovía, donde nos unimos a la anterior alternativa. Tras pasar la A-3 basta con seguir unos metros a la derecha por el arcén de la carretera de acceso a la autovía para conectar finalmente con los caminos recuperados como vía verde que nos llevan hacia Tielmes por la margen sur del río. Hay que advertir que este tramo es de tráfico compartido con automóviles que acceden a las fincas colindantes. Por estos lares la vía discurre entre huertas, sembrados y maizales.

Pasado Tielmes, en el km 35 llegamos a Carabaña, donde podemos conectar con El Gran Tour CiclaMadrid (Etapa 3) y con la Vía Verde del Tren de los 40 Días, un ramal de 14 km de recorrido que nos conduce hasta Estremera entre espectaculares trincheras, olivos y campos de labor.

Tren de los 40 Días. Perfil altimétrico
Tren de los 40 Días. Perfil altimétrico
Nos desviamos para recorrer la Vía Verde del Tren de los 40 Días

La también llamada Vía Negrín fue construida, dicen, en tan sólo cuarenta días para abastecer a un Madrid asediado por las tropas franquistas. Ferrocarril estratégico de vida efímera, hoy parte de su recorrido es un apacible paseo por el territorio agrícola del sureste madrileño.

El punto de inicio es Carabaña, localidad agrícola conocida por sus saludables aguas. Al pie de la carretera M 204 aún se alzan las instalaciones asociadas a la antigua explotación de tan salino líquido: el balneario, la fábrica embotelladora y la estética central eléctrica de Chávarri sobre lo que fuera un molino harinero.

Si venimos por la Vía Verde del Tajuña veremos el desdoblamiento del rojo asfalto esta Vía Verde. El carril derecho, que encara una ligera rampa es la conexión con la Vía Verde del Tren de los 40 Días. A mitad de la subida, la vía gira bruscamente (a la derecha) y recala en el trazado original del ferrocarril de los 40 Días.

Así, esta ruta inicia su andadura serpenteando entre parcelas de cereal, viñedos y huertos. Nos encontramos ante un paisaje áspero de belleza solitaria, en eterna espera de la primavera para vestir sus mejores galas.

Para prosperar en tan irregular terreno, el ferrocarril se vio obligado a excavar una serie de trincheras, cuyos tajos seccionan los cerros de blandas margas, calizas, arcillas o yesos, exponiendo al paso el variado colorido de las entrañas terrestres.

Y por si fuera poco en estas trincheras anidan aves que alzan el vuelo al atardecer, ofreciendo al caminante o ciclista un momento espectacular. En el km. 4,5 con el silencio recobrado, el carril rojo continúa ascendiendo por la vega del Carrizales donde prosperan pequeñas manchas de pino y encina.

En el km. 8,2 el se levanta en la confluencia de la carretera a Valderacete, la Vía Verde y la Cañada Real Soriana Oriental, vía pecuaria trashumante sobre la que existen varios paneles interpretativos. Tras el descanso, la ruta se sumerge en una larga trinchera excavada en rojiza arcilla donde conquistamos definitivamente la divisoria de aguas y pasamos de la Vega del Tajuña a la cuenca del Tajo. Del afluente al confluente, de la subida a la bajada.

La campiña ondulada que cae a la depresión del Tajo se alterna con un olivar que se alarga hacia Valderacete, el antiguo Val Der az Záit árabe, o lo que es lo mismo: el “valle de la casa del aceite”. En el km. 12 la ruta llega hasta la carretera M 221. La traza original del ferrocarril, sin recuperar en este punto, cruza el asfalto y se convierte en un camino rural camino a tierras conquenses. Por el contrario, nuestro itinerario continúa descendiendo, entre olivares y cultivos de secano junto a la carretera hasta alcanzar la población de Estremera.

...Volvemos al Tajuña

Continuando por la Vía Verde del Tajuña desde Carabaña quedan los últimos 6 km, que discurren por un tramo donde el antiguo ferrocarril pudo ser más fielmente recuperado. Pasaremos por Orusco y un agradable pinar antes de alcanzar Ambite y la antigua estación ferroviaria que hoy es una cafetería restaurante y una piscina. Un broche de oro para un día de excursión.

Mapa de la Vía Verde del Tajuña
Atractivos del entorno

El propio valle del Tajuña, las paredes de yeso entre Perales y Tielmes con sus viejas cuevas, los antiguos molinos de agua, el bosque de ribera y las iglesias de los pueblos, son los principales atractivos naturales y culturales de esta vía verde. Y en La Poveda esta otro de los puntos fuertes de la zona: el Museo del Tren de Arganda y su tren turístico.

Breve reseña histórica

El valle del Tajuña fue surcado hasta 1953 por un tren de vía estrecha que tenía su punto de partida en el madrileño Parque del Retiro. El también llamado Tren de Arganda del que se decía “que pita más que anda” cargaba remolacha en esta vega del Tajuña y la transportaba hasta la azucarera de La Poveda. Esta línea formaba parte de un proyecto mayor para enlazar Madrid con el bajo Aragón, pero, de hecho, nunca se construyó más allá de Alocén, en Guadalajara. Por otro lado, otro ferrocarril conectaba con éste: el Ferrocarril de los 40 Días, también llamado Vía Negrín, adoptó este nombre porque fue construido en este corto espacio de tiempo para abastecer a Madrid durante la guerra civil. Su trazado unía Torrejón de Ardoz con Villacañas, dando así enlace ferroviario al Madrid asediado con el Levante republicano, por unas vías alejadas de los obuses franquistas.

Más información sobre estas rutas
Vía Verde del Tajuña
Vía Verde del Tren de los 40 Días
Comparte esta página